Llevar comida a los adultos mayores, distribuir compras, limpiar y desinfectar áreas comunes o de mucho acceso, empoderar a las comunidades para realizar inventarios de sus necesidades y orientar virtualmente sobre cómo prevenir enfermedades y mantenerse sanos son algunas de las medidas que han adoptado los alcaldes como parte de los esfuerzos para evitar contagios con el coronavirus COVID-19.

“Hemos mantenido todos los controles necesarios para mantener la limpieza y la higiene, el recogido de la basura y de escombros y la limpieza masiva, particularmente en las áreas de los hospitales y los supermercados”, dijo la alcaldesa de Gurabo, Rosachely Rivera.

La desinfección de áreas comunes, estacionamientos de supermercados, aceras y cajeros automáticos son las tareas más recurrentes durante estos días en algunos municipios, coincidieron ocho alcaldes entrevistados por El Nuevo Día.

De forma paralela, los ejecutivos municipales han dado más énfasis, estos días, al recogido de desperdicios sólidos y de escombros, y su disposición adecuada.

Los alcaldes entrevistados reconocieron que las iniciativas que han implementado para intentar frenar el coronavirus tienen un costo, pero dijeron que al momento no han contabilizado el gasto porque no es la prioridad.

“Hace dos semanas, comenzamos con la limpieza de calles. Eso incluye las calles del casco urbano, áreas recreativas, la bahía… Se incluyó también una limpieza de las áreas comunales de todos los residenciales públicos y de los comercios”, detalló el alcalde de Cataño, Félix “Cano” Delgado.

El alcalde de Barranquitas, Elliot Colón, dijo que coordinó con los propietarios de los supermercados para realizar las tareas de limpieza y de desinfección cuando cierran esos establecimientos.

El alcalde de Aibonito, William Alicea Pérez, dijo que hace lo mismo, e incluye en la desinfección -con agua y cloro- las entradas de las panaderías, estaciones de gasolina, cooperativas y bancos.

Agregó que intenta adquirir “hand sanitizer” (desinfectante de manos) con un suplidor del municipio para distribuirlo entre los aiboniteños.



Entretanto, el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz, abasteció el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de su pueblo con mascarillas, batas y “todo lo que hace falta para administrar una sala de emergencias”.

“A la luz de lo que hemos escuchado, de lo que está pasando en otros países y del posible crecimiento del coronavirus y cómo eso podría impactar nuestra ciudad, estamos pensando en el peor escenario”, reconoció el alcalde de Cayey.

Con eso en mente, Ortiz precisó que evalúan si las escuelas pueden servir como posibles “centros de aislamiento” en caso de que haya más contagios con coronavirus. Añadió que el ayuntamiento invita a cada comunidad a designar un líder “para que hagan un inventario de sus necesidades y de personas vulnerables”.

Alertas a otros virus

Mientras, con tal de prevenir mayores complicaciones, la alcaldesa de Gurabo fumigó su pueblo, según dijo, para evitar un brote de dengue.

El micoplasma representa, en estos días, otra amenaza a la salud, destacó el alcalde de Adjuntas, Jaime Berlucea, quien destacó que, en su pueblo, aumentaron los diagnósticos con ese virus. Precisó que adquirió 2,000 mascarillas y guantes desechables para distribuir a “los más viejitos y luego a la ciudadanía en general”.

“La prioridad van a ser los envejecientes”, apuntó el alcalde, que también ha dado instrucciones para que el recogido de basura y de escombros sea un servicio más que puntual en estos días.

La alcaldesa de Gurabo adquirió una carpa de aislamiento con presión negativa para albergar hasta cuatro pacientes contagiados con coronavirus. La carpa, dijo, será colocada frente al CDT de ese pueblo, que solo cuenta con un cuarto de aislamiento.

“Me he querido adelantar en caso de que esto (la emergencia por el COVID-19) se ponga peor”, dijo la alcaldesa, quien también se reunió con médicos, dueños de laboratorios y de farmacias de ese municipio para conocer sus respectivas necesidades.

El alcalde de Cataño compró dos cabinas para también atender personas contagiadas con el coronavirus. Las cabinas serán colocadas en el estacionamiento del CDT de su pueblo, indicó.



Establecen redes de comunicación

Tanto la alcaldesa de Gurabo como el alcalde de San Germán, Isidro Negrón, han recurrido a métodos tradicionales y a las redes sociales para informar a su gente. En ambos pueblos, una guagua con un altavoz da instrucciones de cómo prevenir el contagio con el COVID-19 y qué hacer en caso de presentar síntomas asociados al virus, como tos seca, fiebre y dificultad para respirar. “Estamos exhortando a los ciudadanos a quedarse en el hogar y qué pueden hacer en caso de que tengan un síntoma”, dijo Negrón.

El alcalde tiene, en las redes sociales, una lista amplia de los laboratorios, farmacias, gasolineras, panaderías y supermercados que están abiertos en San Germán.

“Ya estamos preparando el listado de restaurantes y cafeterías (abiertos). Ahí, se les informa quién hace ‘delivery’, quién está abierto y el horario. Buscamos que la gente no salga de casa”, apuntó Negrón.

Precisamente, para evitar contagios mientras se procuran alimentos, los alcaldes de Gurabo, Cataño y Yauco envían compras con comestibles a égidas, residencias de adultos mayores y centros de cuido.

El alcalde de Yauco, Luis Torres, ha optado también por transportar las compras de los residentes en su municipio con 65 años o más, de personas con diversidad funcional o con alguna condición de salud grave cuando la ordenan de manera virtual. Comentó que, de esa manera, ayuda a que la gente cumpla con el toque de queda y el aislamiento social.

Desde el 15 de marzo, la gobernadora Wanda Vázquez Garced puso en vigor un toque de queda hasta el 30 de marzo.



Desde entonces -y más recientemente con la creación de un “task force” médico que orienta a la gobernadora sobre cómo prevenir el COVID-19- se enfatiza en que la gente no salga de su casa a menos que deban cumplir con tareas esenciales, como la compra de alimentos o de medicamentos. Anoche, se supo que ese grupo especial recomendó extender dos semanas más el período de aislamiento.

“Estamos enfocados en llevar el mensaje a toda la ciudadanía, a que se mantengan en sus casas y solo salgan a diligencias que estén dentro de la orden ejecutiva, pero seguimos delineando planes de limpieza y desinfección para todos los espacios de nuestro pueblo. Queremos a todos seguros en sus casas y con buena salud, luego atenderemos otras situaciones que sean necesarias”, indicó el alcalde de Barranquitas.

Alternativas para el ocio

El alcalde de Yauco ha sido más riguroso con sus empleados municipales, al destinarles un espacio en la Oficina de Manejo de Emergencias, ubicada en el sector La Trocha, para que desinfecten sus manos y ropa al regresar de la calle. También colocó a las afueras de algunas panaderías o supermercados lavamanos portátiles con jabón para que la gente lave sus manos como medida de prevención.

Pero el alcalde también quiso atender otras áreas. Por eso, todos los días, a las 6:30 p.m., el director de Deportes del municipio, Calixto Reyes, usa Facebook Live para hacer y compartir una rutina de ejercicios. “La semana próxima, vamos a tener una maestra que explicará cómo trabajar con los módulos del Departamento de Educación para que los estudiantes trabajen a distancia”, adelantó el alcalde.



Source link

Deja un comentario